Reconstrucción Dental

La odontología y la reconstrucción dental ha experimentado una evolución realmente importante en los últimos años, pasando de convertirse en una práctica puramente médica a una cuestión que busca el equilibrio entre la salud bucal propiamente dicha y el valor de la estética dental de la sonrisa.

Porque la sonrisa se ha convertido, por méritos propios, en nuestra primera seña de identidad, en la primera imagen que ofrecemos a la gente de nuestro alrededor, y por ello debe de ser tratada de la manera que merece.

Ello ha hecho que de un tiempo a esta parte se esté apostando por técnicas y tratamientos de odontología cosmética que, sin olvidar el objetivo último de a reconstrucción dental que debe de ser siempre el conseguir mantener una salud bucal adecuada y correcta, se pueda hacer respetando el valor estético de la sonrisa.

Y uno de esos avances tiene que ver con los empastes de composite.

Tradicionalmente se utilizaban las reconstrucciones dentales de amalgama por su eficiencia y porque su precio es relativamente bajo.

Sin embargo, ofrecían una estética realmente negativa, con un aspecto puramente metálico que destacaban de manera importante del resto de la boca afeando la sonrisa y dificultando el aspecto estético del paciente.

En definitiva, la odontología conservadora ofrece con la reconstrucción dental de composite una solución restauradora estética para aquellos pacientes que sí prefieren mantener su sonrisa en un nivel estético adecuado y poder seguir llevando una vida social normal, sin verse perjudicados por el tipo de reconstrucción dental que llevan.

Por ello, en la actualidad en nuestro Instituto IOI apenas empleamos para tratar la caries dental la reconstrucción dental de composite, que tienen propiedades que permitan emplear técnicas de estratificación e imitan a la perfección la tonalidad, la morfología y la textura de los dientes naturales con lo que el efecto estético es mucho mejor.