El estrés, un enemigo fatal para la salud de la boca

Casi todas las personas han padecido, en algún momento de sus vidas, uno o varios episodios de estrés. Lo que éstas no saben es cómo este estado de nerviosismo puede afectar a su salud bucodental.

El estrés puede ser la causa de diversas complicaciones como caries, bruxismo o incluso herpes labial. Así que si quieres mantener la salud de tu boca en óptimas condiciones lo mejor que puedes hacer es alejar los nervios de tu vida diaria. Tu sonrisa te lo agradecerá.

Estar sometido a situaciones estresantes durante largos periodos de tiempo puede originar caries. ¿Cómo puede ser posible? El estrés debilita el sistema inmune del cuerpo, lo cual disminuye la producción de saliva. Al haber menos saliva en la boca, los ácidos aumentan y dañan el esmalte dental, por lo que los dientes pierden su protección natural. Por ello, que la caries aparezcan no es más que cuestión de tiempo.

Los episodios de estrés también facilitan tanto la aparición de halitosis como de herpes bucal. El herpes suele remitir tras unos días con el tratamiento adecuado, pero es necesario prestar atención al mal aliento para asegurarnos de que éste no sea el síntoma de alguna enfermedad de las encías que esté debilitando los dientes. Es necesario acudir al odontologo si la halitosis va acompañada de amargor en la boca y enrojecimiento de encías.

El estrés también puede ser un desencadenante del bruxismo, es decir, apretar y rechinar los dientes sin que la persona afectada se de cuenta, fundamentalmente por la noche. Por ello, muchas de las personas que lo padecen se despiertan con dolor de mandíbula por la mañana.

El bruxismo desgasta y debilita de forma constante los dientes, pudiendo llegar a astillarlos o romperlos a causa de la presión continua a la que son sometidos. En los casos más extremos se pueden llegar a perder piezas dentales.

Para combatir el bruxismo se recomienda emplear una placa durante la noche, pero es el odontologo el que siempre ha de indicar el tratamiento adecuado para cada paciente.

Por supuesto llevar a cabo una higiene bucal adecuada siempre ayudará a mitigar cualquier dolencia bucodental. Es tan sencillo como seguir estos pasos:

  1. Cepillar los dientes tras cada comida y siempre antes de ir a dormir.
  2. Cepillar la lengua para conseguir un aliento fresco.
  3. Emplear hilo o seda dental para eliminar posibles restos alojados entre los dientes.
  4. Limitar el consumo de alimentos con azúcar, así como el consumo de tabaco.
  5. Revisar el interior de la boca para localizar pequeñas heridas que no se curan o irritación de las encías.
  6. Visitar periódicamente al odontologo para realizar chequeos y limpiezas.

Si estos buenos hábitos de higiene bucodental van acompañados de una vida tranquila y sin estrés, ten pon seguro que lucirás una sonrisa radiante durante mucho tiempo.

Fuente:http://www.centredental.com/es/blog/el-estres-un-enemigo-fatal-para-la-salud-de-la-boca-1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *